Buscar

Secretos de la magia de las velas

Tips para el uso y cuidado de tus velas

Las velas son una invención milenaria que sigue siendo relevante en nuestra cotidianidad hoy en día, sin embargo, pese a la simpleza del concepto: una mecha en el interior de una barra de combustuble sólido que se consume progresivamente produciendo luz y calor, hay una cantidad de prácticas y concejos poco conocidos que pueden hacer la diferencia entre un elemento de decoración sofisticado, y un accidente de parafina en tu mesa de café.

Antes de empezar

En primer lugar, debemos quitar todas las envolturas, etiquetas o empaques que puedan entrar en contacto con la parafina.

Luego hay que examinar el pabilo. La longitud de este determina la velocidad a la que se va a quemar la vela, y cualquier irregularidad en su forma va a afectar la parafina. Recomendamos mantener una longitud de 5 a 10 mm, idealmente, sin curvas ni inclinaciones.

La ubicación es el tercer factor que debes considerar antes de encender tu vela. Colócala sobre una superficie firme y plana, lejos de corrientes de aire que muevan la llama y ocasionen una quema dispareja, fuera del alcance de niños y mascotas. También recomendamos usar una base o plato, resistente al calor, que prevenga que la parafina se derrame, si es el caso.

Al arder

Idealmente, encendemos nuestras velas con fósforos o cerrillas, no encendedores, haciendo uso de la madera como combustible inicial.

Es fundamental permitir que la vela arda un buen rato, especialmente la primera vez que se enciende, esto para que la superficie de la vela se consuma de forma pareja, si por algun motivo apagamos a vela antes de que el calor derrita completamente toda su superficie, especialmente si lo hacemos varias veces seguidas, notaremos que se empieza a formar un tunel al rededor del pabilo, que la llama no alcanza a derretir la parte superior de la vela y cada vez es mas dificil de encender y apagar.

Si tu vela arde en un espacio sin corrientes de aire, y con el pabilo recto, centrado y de un tamaño moderado, tu vela se va a quemar de forma homogénea, sin chorrear parafina por los bordes ni crear tuneles o irregularidades, esta es la forma óptima de quemar tus velas, aprovechando al máximo su duración y aroma.

Al apagar

Es ideal apagar nuestras velas con un apagavelas, esta es la herramienta diseñada para cortar el flujo de oxígeno a la llama y detener la combustión sin molestar el pabilo.

Después de extinguir la llama es el momento perfecto para cortar el pabilo, dejarlo centrado y recto. Así preparamos nuestra vela para el próximo encendido.

Es importante dejar nuestra vela en su sitio mientras está caliente, para evitar que la parafina se derrame. Por esta misma razón evitamos apagarla soplando, ya que la turbulencia facilmente ocasiona que la parafina se chorreé por el borde y que el hollin del pabilo contamine la superficie de la vela.

Estas recomendaciones son bastante simples, pero hacen una gran diferencia en la durabilidad, seguridad y cuidado de tus velas.

Facebook
Twitter
LinkedIn

10% de DCTO

EN TU PRIMERA COMPRA

Regístrate ahora a través del siguiente enlace y disfruta de un 10% de descuento en tu próxima compra. El descuento se aplicará automáticamente al momento del pago. ¡No pierdas esta gran oportunidad!»